SO- T9 Contribuciones de Ps. Social al estudio de la agresión

Este capítulo proporciona al psicólogo social las herramientas teóricas y empíricas que son necesarias para analizar los actos de agresión en el contexto social, identificar los factores que están produciendo este tipo de actos y conocer los mecanismos psicológicos y sociales que actúan en cada caso. De esta forma, el psicólogo social podrá analizar el problema de agresión en su contexto, formular las hipótesis acerca de la causalidad del problema, elaborar programas de intervención y evaluar la eficacia de dichos programas.

A continuación se detallan, desglosadas por apartados, algunas orientaciones que subrayan las cuestiones más importantes abordadas en este capítulo:

La agresión: algunas cuestiones conceptuales. En este apartado se presenta la definición de agresión desde la Psicología Social, algunas de las implicaciones de dicha definición, y se matiza la relación entre este concepto y el concepto más específico de violencia. Por otro lado, se establece la clasificación de la agresión en dos tipos: la agresión afectiva u hostil y la instrumental. Se llama la atención sobre una y otra para destacar que esta distinción responde a la existencia de diferentes motivaciones que, en último término, permiten predicciones específicas respecto a un tipo y otro de agresión. Además de estas dos cuestiones, este epígrafe cita otra serie de dimensiones que caracterizan las conductas agresivas, sean éstas de tipo afectivo o instrumental. No debe olvidarse, en cualquier caso, que en la vida cotidiana es frecuente que los actos de agresión respondan a motivaciones mixtas.

Supuestos básicos del análisis psicosocial de la agresión. El origen innato de la agresión y la regulación cultural de sus manifestaciones encuadran el estudio de la agresión desde la Psicología Social. En este epígrafe se abordan estos dos supuestos y se presentan las teorías que proporcionan una comprensión de la agresión como parte del repertorio conductual de las personas. Se señalan, además, algunos de los mecanismos que participan en el proceso de agresión. Se profundiza también en el concepto de subcultura de la violencia.

Teorías psicosociales. La teoría del aprendizaje social, la teoría de la escalada de violencia y la teoría de la espiral del silencio son tres teorías que capturan dinámicas sociales que contribuyen de forma activa o pasiva al proceso de agresión. Es fundamental comprender los conceptos y mecanismos que destacan cada una de estas teorías.

Antecedentes de la agresión: evidencia empírica. Este amplio epígrafe complementa los anteriores en tanto que sintetiza los antecedentes próximos de la agresión. Nótese que en los epígrafes anteriores se ha tratado la cultura como el marco amplio que encuadra los actos de agresión; en cambio en este apartado se sintetizan los antecedentes próximos. Tres tipos de conocimientos se desarrollan en él. Primero, se identifican los factores que actúan como antecedentes de la agresión y la evidencia empírica que ilustra sus efectos sobre los comportamientos agresivos. Segundo, se presentan las distintas teorías e hipótesis formuladas acerca de los efectos de tales antecedentes. Y, tercero, se presentan los paradigmas de estudio que con mayor frecuencia se han utilizado en estas investigaciones. Los antecedentes señalados en este epígrafe se organizan en tres bloques: factores procedentes del entorno físico; factores motivo-emocionales y factores socio-motivacionales.

Mecanismos implicados en el proceso de agresión. El análisis de los mecanismos implicados en la agresión proporciona las herramientas que permiten comprender cómo y porqué en determinadas condiciones la conducta agresiva es más probable. En este epígrafe se señalan mecanismos de distinta naturaleza. En primer lugar se abordan los mecanismos que remiten a un estado de activación del organismo que predispone para la acción. La hipótesis del estado de activación fisiológica da pie a presentar una serie de propuestas y variables que van concretando las condiciones en que esta activación facilita respuestas de agresión. En este contexto, la llamada transferencia de activación clarifica el efecto de la activación sobre la agresión. Por otro lado, el análisis que se plantea acerca del etiquetaje cognitivo y la cólera profundiza en los mecanismos por los que la activación facilita la agresión. Respecto a la cólera, se destaca que sus efectos no sólo inciden sobre la activación fisiológica sino que tiene funciones cognitivas y expresivas que guían la conducta. A continuación, en este epígrafe se presentan otra serie de mecanismos de diversa índole. Se llama la atención sobre el motivo de venganza y su efecto en la activación de pensamientos negativos y relevantes para la agresión. También se señalan mecanismos cognitivo-motivacionales que ponen de manifiesto cómo determinadas informaciones y estrategias de pensamiento pueden alentar la agresión. Finalmente, se presentan los mecanismos grupales instigadores de la agresión. Este epígrafe se divide en dos apartados en los que se desarrollan, respectivamente, los mecanismos que intervienen en las relaciones intragrupales y en las relaciones intergrupales. A pesar de esta distinción, debe entenderse que existen profundas conexiones en las dinámicas sociales que articulan las relaciones en uno y otro ámbito, por lo que, en último término, los efectos de los mecanismos que se señalan tienen repercusiones más allá del ámbito en el que se inician.

Factores psicosociales de riesgo. Este apartado sintetiza algunas cuestiones relevantes para comprender cómo la confluencia de determinadas fuerzas sociales pueden construir condiciones vitales que dificultan el desarrollo de estilos de respuesta alternativos a la agresión. La experiencia temprana y continuada de violencia, sea de forma directa (en el contexto familiar o en el entorno social que rodea a las personas), o indirecta (es decir, cuando, en determinadas condiciones los modelos observados de comportamiento transmiten patrones de relaciones agresivas), no sólo puede alentar las expresiones agresivas, sino que puede comprometer seriamente el desarrollo cognitivo y emocional de las personas orientando sus acciones hacia formas no pacíficas de conducta.

Apuntes del tema