Desarrollo I

DS-6.1 Introducción: Comunicación, lenguaje y pensamiento

Las tres características que, según Michael Tomasello (2006), diferencian la comunicación lingüística humana de la de otras especies:

  1. Su carácter simbólico: los símbolos lingüísticos son convenciones sociales que permiten compartir estados mentales.
  2. Su carácter gramatical: los símbolos lingüísticos se utilizan según determinadas construcciones gramaticales con significado.
  3. Las diferentes lenguas que han desarrollado los diferentes grupos humanos.

El habla se convierte en una herramienta de control de la conducta durante la realización de tareas cognitivas. Así, el desarrollo de las capacidades simbólicas y comunicativas del lenguaje permiten su uso como ayuda en el desarrollo del pensamiento.

DS-6.2 Enfoques teóricos en la adquisición del lenguaje

DS-6.2.1 El enfoque chomskiano y la adquisición de la gramática

La concepción clásica sobre el origen del lenguaje la ofrece Piaget. Según éste, aunque existieran algunos rasgos peculiares del aprendizaje del lenguaje, debido a la maduración biológica (periodos sensibles), su adquisición se realiza de la misma forma que otros tipos de aprendizaje cognitivos, en interacción con el habla de los adultos.
Chomsky cuestionó esta concepción clásica con sus aportaciones. Él sostiene que el lenguaje responde a una facultad, órgano mental específico o módulo con dos características principales:

  1. Carácter encapsulado: funcionamiento independiente de otros procesos cognitivos.
  2. Naturaleza innata: impreso en los circuitos neurológicos del cerebro y transmisible a través de la herencia genética.

DS-6.2.2 El enfoque funcionalista y la comunicación preverbal

Poco después de la teoría chomskiana, en los años 70, los investigadores empiezan a interesarse por la comunicación temprana, desencantados al no poder resolver el problema del lenguaje desde una perspectiva centrada en la sintaxis. Se replanteó el problema centrándose en la semántica y la pragmática.
El enfoque funcional subraya la dimensión pragmática como variable indispensable en el estudio del lenguaje.
Bruner (1983) propone dispositivos de interacción previos para que los bebés aprendan. Por ejemplo, los formatos de interacción, que son pautas estandarizadas que hacen posible la actuación por turnos entre el bebé y el adulto.
Kay descubrió que los bebés humanos realizan pausas en la succión que no suceden en otros mamíferos y que no responden a ninguna función fisiológica.

Pages