Desarrollo I

DS-7.1 Introducción

El origen y el desarrollo de esta psicología del sentido común es lo que se viene estudiando bajo el epígrafe de Teoría de la mente o TOM (=Theory of Mind).
Se ha destacado su importancia en la psicología evolutiva. También parece ser crucial en el desarrollo del niño a partir de los dos años, ya que se ha relacionado con la función cognitiva que surge en este período: la capacidad simbólica y de representación ( juego simbólico), el lenguaje, y el desarrollo moral o la metacognición.
Pero el contexto original en el que la TOM parece adquirir su principal sentido y utilidad es el de la comunicación e interacción social en el que ordinariamente nos desenvolvemos.

DS-7.2 Perspectivas en el estudio de la teoría de la mente

En esta sección se van a abordar las siguientes cuestiones:

DS-7.2.1 Antecedentes históricos

Las perspectiva evolutiva fue desarrollada por Piaget. La evolución que él encuentra supone el paso de un pensamiento “egocéntrico” a un pensamiento “socializado” que surgiría con las “operaciones concretas” hacia los siete años.
Los estudios modernos sobre la “teoría de la mente” se han originado en un trabajo de Psicología Comparada. Se trata del estudio de Premack y Woodruff (1978) en el que éstos trataban de averiguar si los chimpancés también desarrollan una “ teoría de la mente”. Adoptan, por tanto, una perspectiva etiológica.

DS-7.2.2 La perspectiva evolucionista

Desde un punto de vista pragmático la inteligencia práctica -entendida como aptitud puramente cognitiva- parece que no sirve de nada si no se complementa con la inteligencia social.
Nicholas Humphrey (1986) o Jolly (1966) defendían que el cerebro y la inteligencia humana han evolucionado primeramente para adaptarse a la creciente complejidad del medio social y responder a sus presiones.
A la TOM la denominamos teoría de la mente porque la explicación de la conducta que puede hacerse partiendo de la observación de los eventos externos es muy limitada, ya que omite los factores que parecen resultar determinantes en la mayoría de las situaciones. Ello va en contraposición al postulado básico del conductismo, según el cual muchos comportamientos pueden explicarse a través de simples reglas conductuales (estímulos y respuestas).

Pages