Psicopatología

PT-8.1 Introducción

La historia de los trastornos formales de pensamiento aparece ligada a la historia de la descripción psiquiátrica de la esquizofrenia.
Los llamados “trastornos formales del PENSAMIENTO” deberían estudiarse examinando las deficiencias en la realización de tareas de razonamiento y de solución de problemas, y “los trastornos del CONTENIDO” deberían ser abordados examinando las características de las creencias erróneas.
Parece que debemos remitirnos más al discurso que al pensamiento si queremos estudiar los fenómenos etiquetados como “trastornos formales del pensamiento”.

PT-8.2.A Categorías para evaluar el discurso individual

La excesiva proliferación de caracterizaciones clínicas de los trastornos formales del pensamiento y la gran variación en el uso de la terminología tradicional llevaron a Nancy Andreasen a crear una Escala de Trastornos del Pensamiento, el Lenguaje y la Comunicación (1979).
Siguiendo los criterios recomendados para estudios observacionales, la fiabilidad de las categorías de Andreasen es aceptable en tan sólo nueve de las 18 categorías, usando el criterio menos exigente.
Otras escalas de este tipo, con menos difusión y éxito, son el índice de pensamiento idiosincrático y extraño de Harrow y Quinland (1985).
Ludwig (1986) ha hecho también una clasificación de los trastornos formales.

PT-8.2.B Categorías para evaluar la desviación comunicacional

Los fenómenos de comunicación desviada se caracterizan por el hecho de que quien escucha es incapaz de construir una imagen visual coherente o de dar vida a un constructo coherente partiendo de lo que dice el otro. Las categorías ponen el acento en la dificultad de compartir un foco de atención y transmitir un mensaje con significado compartido.

Pages