4.2 TRASTORNOS INDUCIDOS POR SUSTANCIAS

Código CIE-10: 

CAP. 4.2

Criterios diagnósticos: 

Criterios para la intoxicación por sustancias

A. Presencia de un síndrome reversible específico de una sustancia debido a su ingestión reciente (o a su exposición). Nota: diferentes sustancias pueden producir síndromes idénticos o similares.

B. Cambios psicológicos o comportamentales desadaptativos clínicamente significativos debidos al efecto de la sustancia sobre el sistema nervioso central (p. ej., irritabilidad, labilidad emocional, deterioro cognoscitivo, deterioro de la capacidad de juicio, deterioro de la actividad laboral o social), que se presentan durante el consumo de la sustancia o poco tiempo después.

C. Los síntomas no se deben a una enfermedad médica y no se explican mejor por la presencia de otro trastorno mental.

Criterios para la abstinencia de sustancias

A. Presencia de un síndrome específico de una sustancia debido al cese o reducción de su consumo prolongado y en grandes cantidades.

B. El síndrome específico de la sustancia causa un malestar clínicamente significativo o un deterioro de la actividad laboral y social o en otras áreas importantes de la actividad del individuo.

C. Los síntomas no se deben a una enfermedad médica y no se explican mejor por la presencia de otro trastorno mental.

 

Trastornos mentales inducidos por sustancias incluidos en otras secciones del DSM-IV
Los trastornos inducidos por sustancias provocan una variedad de síntomas que son característicos de otros trastornos mentales. Para facilitar el diagnóstico diferencial, el texto descriptivo y los criterios diagnósticos para estos otros trastornos inducidos por sustancias están incluidos en las secciones del manual que se refieren a los trastornos con los que comparten fenomenología:
  • El delirium inducido por sustancias está incluido en la sección «Delirium, demencia, trastornos amnésicos y otros trastornos cognoscitivos».
  • La demencia persistente inducida por sustancias está incluida en la sección «Delirium, demencia, trastornos amnésicos y otros trastornos cognoscitivos».
  • El trastorno amnésico persistente inducido por sustancias está incluido en la sección «Delirium, demencia, trastornos amnésicos y otros trastornos cognoscitivos».
  • El trastorno psicótico inducido por sustancias está incluido en la sección «Esquizofrenia y otros trastornos psicóticos». (En el DSM-III-R estos trastornos se clasificaban como «alucinosis orgánica» y «trastorno delirante orgánico».)
  • El trastorno del estado de ánimo inducido por sustancias está incluido en la sección «Trastornos del estado de ánimo».
  • El trastorno de ansiedad inducido por sustancias está incluido en la sección «Trastornos de ansiedad».
  • El trastorno sexual inducido por sustancias está incluido en la sección «Trastornos sexuales y de la identidad sexual».
  • El trastorno del sueño inducido por sustancias están incluidos en la sección «Trastornos del sueño».
  • Además, el trastorno perceptivo persistente por alucinógenos (flashbacks) está incluido en esta misma sección con el título «Trastornos relacionados con alucinógenos».
En el DSM-III-R los trastornos inducidos por sustancias y los trastornos mentales debidos a enfermedad médica se denominaban trastornos «orgánicos» y se enumeraban juntos en una misma sección. Esta distinción de trastornos mentales «orgánicos» como una clase separada parecía
implicar que los trastornos mentales «no orgánicos» o «funcionales» no estaban relacionados con factores o procesos físicos o biológicos. En el DSM-IV se elimina el término orgánico y se distinguen los trastornos mentales que son inducidos por sustancias de los que son debidos a enfermedad
médica y de los que no responden a una etiología especificada. El término trastorno mental primario es utilizado para denominar de una manera abreviada los trastornos mentales que no son inducidos por sustancias ni debidos a una enfermedad médica.

Referencias: